Hábitos saludables: cómo crearlos y mantenerlos

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
_________________________________________________
Publicidad

_________________________________________________


Cambio de hábitos, la clave del tratamiento

Cuando comenzamos el camino de afrontar la diabetes en nuestras vidas, después de años de malas costumbres arraigadas, mayormente por desconocimiento, por tradiciones familiares o simplemente por elección, producir un cambio saludable no es una tarea sencilla.

Pero como sabemos ahora, los hábitos saludables pueden hacer una enorme diferencia que tiene como premio nada menos que vivir más y mejor. Después de todo, la salud no es otra cosa que la acumulación de las decisiones que tomamos diariamente.

A veces, interiorizar esos cambios demanda mucho más tiempo del que quisiéramos, y mucho más esfuerzo, es cierto. Hacer algo bueno para la salud es mejor que no hacer nada en absoluto. Hay algunas cosas que podemos tener en cuenta para crearnos un nuevo habito y para luego poder mantenerlo.

 

crear-un-habito

 

Comenzar poco a poco.

Dedicarse a un objetivo antes de pasar al próximo es una gran manera de eliminar viejos hábitos. Si se esfuerza por alcanzar una meta varios días o una semana, es más probable que la logre que si trata de abarcar demasiadas cosas para comenzar. por ejemplo, en vez de querer convertirse en un atleta y correr una hora todos los días, , considere simplemente comenzar con caminatas cortas de 10 minutos, y poco a poco ir aumentando el tiempo. Uno de los mejores ejercicios, es caminar 30 minutos al día en periodos cortos de 10 minutos. Si comienza poco a poco lo lograra rápidamente. Puede ser útil recurrir a un educador en diabetes para que lo inspire con ideas sobre metas limitadas y hacer un seguimiento de sus esfuerzos por abandonar viejos hábitos y adoptar nuevos.

 

Encontrar una motivación

¿Sus objetivos no lo entusiasman? Podemos probar un truco de Jill Weisenberger, consultora de nutrición de la Fundación internacional de diabetes. Se trata de reunir frases que nos inspiren, artículos de revista, fotos y pensamientos que hayamos leido y podemos anotar. Podemos pegarlos o escribirlos en un cuaderno, pegarlos a un afiche, copiarlos en un documento electrónico u organizarlos en una aplicación como Pinterest, y así leerlo todas las noches antes de acostarnos y así mantenernos motivados”.

 

Fijarnos metas

Para evitar cansarnos, debemos hacer un esfuerzo y recordar los beneficios de conseguir nuestras metas. Por ejemplo plantearnos: “Quiero ser suficientemente saludable como para poder disfrutar de mis nietos”. No importa lo simple que parezca, si no visualizamos que nuestras metas no tendremos motivación para cambiar nuestros hábitos.

 

Cuidado con lo que nos decimos a nosotros mismos

Alcanzar un objetivo es difícil, por eso nos debemos tratar con cariño. Muchas veces nuestro mayor impedimento es la falta de autoconfianza a la hora de iniciar. Los fracasos pasados, mensajes negativos que hemos oído de otros o que nos decimos nosotros mismos, las etiquetas y excusas que nos ponemos nos afectan. Dejemos todo eso atrás. Comience a prestar atención a su diálogo interior y luego pregúntese si es el tipo de comentario que le haría a otra persona, dice Weisenberger. Luego piense en cómo convertir lo negativo en frases positivas que lo hagan sentir que logrará lo que se propone. “No puedo comer eso” suena como que se está privando de mucho, verdad. “Decido comer solo una porción, o no comerlo”, por otro lado, le resta poder a la dieta y se lo vuelve a dar a usted. Luego, si no cumple con su dieta, evite ser duro consigo mismo. Hay que ser persistente y saber que como cualquier persona podemos tentarnos o cometer errores. debemos aprender de ello.

 

Bloquear la ansiedad

Organizar nuestras vidas y modificar la alimentación a fin de alcanzar nuestros objetivos para una vida saludable es bueno, pero puede causar mucho estrés. ¿La mejor manera de eliminar el estrés? Planear con anticipación. El consejo más importante que tengo es estar preparado. Trate de hacer esto: Designe una noche para planificar las comidas de la semana. Luego cuelgue una lista de lo que es necesario comprar y el menú en el refrigerador para que toda la familia sepa qué hay de comer.

 

Por ultimo fomenta la constancia.

Para adquirir un hábito es fundamental la repetición. Según un estudio reciente son necesarios 66 días para instaurar un hábito de forma permanente. Justamente es aquí donde se presenta muchas veces el problema, en lo que cuesta ser constante al principio. Lo que necesitamos para fomentar nuestra constancia es motivarnos.

Hay que ser consciente que crear un nuevo hábito te va a requerir un esfuerzo, esto es así. Acepta que no será fácil, para afrontar estos retos con energía necesitas ser consciente de que el camino requerirá esfuerzo y precisarás motivación.

Fuentes de información:
European Journal of social psicology
Diabetes forecast

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.